CALONCHO

Blog

Buen fin de semana. Saludos desde acá. :) #rmff2015 #excelsense Foto @eldog8a

Una foto publicada por elcaloncho (@elcaloncho) el 1 de May de 2015 a la(s) 8:48 PDT

 

Existe un hábitat natural donde somos felices y plenos; donde somos mitad agua/mitad tierra y abundan las frutas tropicales; ahí donde es mejor estar descalzo para caminar sobre la arena y vestir únicamente un bañador, ¡Listos para zambullirnos en cualquier cuerpo de agua!

Esta ocasión nos tocó visitar la, relativamente nueva y cristalina, costa del sureste mexicano. Bellísimo paraíso que recibe a gente de todo el mundo.Gracias a la música fue un viaje mitad trabajo/mitad vacación.  Pueden imaginar nuestra felicidad absoluta al enterarnos de este destino del #chtour, en especial porque a algunos siempre nos hace falta un buen bronceado.

La excusa perfecta fue la invitación al Riviera Maya Film Festival, un evento de talla internacional que promoción y ofrece cine de calidad a aquellos que tienen la dicha de vivir y/o visitar estas latitudes del estado de Quintana Roo.

Playa del Carmen fue la ciudad que nos recibió para tocar en la clausura del #RMFF. Frente al mar de tonos azules y la fina arena blanca nos instalamos en una terraza abierta del Blue Parrot.

 

Una foto publicada por Dextr™ (@elesdex) el 29 de Abr de 2015 a la(s) 6:51 PDT

Cayó el sol, salió la luna; llegaron las estrellas, las personas, los medios y demás agregados que en pocos minutos abarrotaron el lugar. Gran show, gran público. A pesar del calor típico de la costa, nos divertimos hasta el punto en que pudimos más. Naturalmente, seguimos la fiesta que se vive todos los días por estos lares.

Gracias a quienes hicieron esto posible, el festival, Ale, patrocinadores, producción, fans, etc.…
Regresaremos pronto para satisfacer a toda la península de esa necesidad de música/playa.

Caloncho @ RMFFFoto: Eduardo Islas

Esta semana comenzó la nueva gira que nos mantendrá activos en  de Abril a Mayo visitando varias ciudades por todo México. Estaremos contándoles cada semana las historias, lugares y personas que encontramos en el camino.

Una foto publicada por Dextr™ (@elesdex) el 25 de Abr de 2015 a la(s) 11:25 PDT

Empezamos con un viaje bastante largo hasta el noreste de México. Atravesamos paisajes eternos, rectilíneos, llenos de cactáceas que parecen palmeras desérticas y cielos azules despejados. Más adelante las majestuosas montañas nos indicaban la entrada a Monterrey. Sabíamos que el clima es una locura por estos lares, estaba nublado pero hacía un calor tremendo que se calmaba con lluvias refrescantes que duraban minutos.

Comimos en el Taller Vegánico, probablemente mi opción predilecta porque además de la deliciosa comida también ofrecen una variedad de productos naturales/ecológicos/saludables que dan energía para la vida. Después grabamos una sesión acústica en un lugar muy tropical; el Zitla nos hizo pensar por unos momentos que la playa estaba a unos metros de distancia.

Una foto publicada por Dextr™ (@elesdex) el 23 de Abr de 2015 a la(s) 9:08 PDT

 

En la rueda de la fortuna del Parque Fundidora sonaban varias versionas de Palmar, al acercarnos nos invitaron a dar unas vueltas y ver desde arriba toda la ciudad. Ese viernes del Pa’l Norte Music Fest fue uno de los mejores días, se escucharon a grandes artistas internacionales como The Cooks, Gondwana y 311. En la propuesta nacional nos tocó compartir escenario con amigos conocidos: Siddhartha, Clubz, Telefunka y Charlie Rodd. La pasamos muy bien con el grandioso público regio que disfrutó la música, el calor, la lluvia, el atardecer, el baile, el canto y todos los demás elementos que hacen a este uno de los grandes festivales de México.

Una foto publicada por elcaloncho (@elcaloncho) el 25 de Abr de 2015 a la(s) 11:27 PDT

 

Al siguiente día nos esperaba un lugar donde nunca habíamos tocado antes. Famoso  por sus montañas y sus vientos, Zacatecas nos recibió de la mejor manera; tuvimos tiempo para conocer el centro histórico, probar la comida típica y perdernos entre sus calles sinuosamente empinadas. Afuera del gigantesco Hotel Don Miguel se leía el cartel de la noche: Caloncho y Siddhartha. Curiosamente unos XV años también, pero a esos tampoco nos invitó Fátima.

Una foto publicada por elcaloncho (@elcaloncho) el 26 de Abr de 2015 a la(s) 10:56 PDT

 

El lugar del evento era cerrado pero su bóveda azul nos hizo pensar que estábamos en una calle muy alegre donde los vecinos escuchaban la fiesta desde su balcón. Fue una increíble sorpresa conocer a toda la gente que se divirtió esa noche. Vimos muchas caras felices que venían de todos lados a disfrutar una velada mágica que se prolongó hasta altas horas de la madrugada. Éxito rotundo. Felicidades a La Cáscara por permitirlo.

Una foto publicada por Siddhartha (@iamsiddhartha) el 26 de Abr de 2015 a la(s) 9:01 PDT

 

Cerramos el primer capítulo de este #chtour .Les damos las gracias a todos y todas. Esperamos regresar pronto, recargados y con nuevas sorpresas que están a punto de madurar.  Hasta pronto.

 

Llegamos a El Dorado con poco equipaje, guitarras en mano. No veníamos en busca de oro ni de plata, solamente queríamos llegar al paraíso que nos prometieron. Con una sonrisa logramos pasar fácilmente al agente de aduana para, finalmente, pisar tierra Colombiana. Ahí nos esperaba Simón Guevara, descendiente de los grandes libertadores de América Latina, que sería nuestro guía en la aventura. En cuestión de segundos el día soleado se convirtió en lluvia y en ese momento nos dimos cuenta que estábamos en Bogotá.

Después de abastecer las reservas energéticas en los 5 pisos de la “torrestaurante” de Andrés D.C.  nos dirigimos a uno de los mejores recintos del arte sonoro que aún se conservan en la capital colombiana: Estudios Audiovisión. Al llegar, el salón mayor ya estaba decorado con pianos, guitarras, amplificadores y micrófonos. Músicos, camarógrafos, amigos y el ingeniero de audio listos para una sesión musical mágica con Juan Pablo Vega y Caloncho. Pasaron las horas, cada vez ligeras, tal vez porque cada toma de audio era también una toma de aguardiente. Y así siguió la noche hasta que la botella de Antioqueño se terminó.


El sábado fuimos a las afueras de Bogotá, lejos del ladrillo de los edificios, la congestión vial y la lluvia. A lado de la montaña, en una gran pradera verde de campos de fútbol, surge cada año uno de los mejores festivales de Sudamérica. Estereopicnic se transforma por 3 días en Un Mundo Distinto. Ahí donde sale el sol de verano aunque sea invierno, llueven endorfinas, el alimento principal es la música y se ve la belleza natural en todo lo se sumergen en esta experiencia. Bellísimo evento y bellísimas personas. Que amabilidad de l@s parces. Nos recargamos de energía pura al verles en primera fila cantando las canciones. Es increíble que hasta acá lleguen las letras y los sonidos, por una conexión que no conoce límites. Vimos a Elsa y Elmar, Los Amigos Invisibles, Ulises Hadjis y otros tantos. Acabamos igual que los fuegos artificiales: explotando de felicidad.

No podíamos irnos sin degustar las frutas exóticas que crecen en este suelo. Me hice adicto a la granadilla y al jugo de lulo. Había guayabas rosas, uchuvas, zapotes y pitahayas. El afrodisiaco borojó y unos aguacates gigantes. Definitivamente tendremos que volver para seguir explorando todos los recursos que este país tiene. Medellín y Palomino siguen en esta lista.

Gracias por recibirnos con los brazos abiertos, por los regalos que nos llevaron hasta el hotel. El dulce sabor de Colombia se queda en nuestros corazones. 

En es escenario de Club Social 

Sesión con Juan Pablo Vega.

Los regalos :)

Viernes por la noche en Guadalajara, Jalisco. El viento errático de Marzo calma el calor que se empieza a apoderar de las tardes en la perla. Dentro del Teatro Estudio Cavaret el escenario, a oscuras, estaba listo: los instrumentos, los micrófonos, las bocinas y unas pelotas de playa. Afuera se escuchan los murmullos de una multitud, se siente la emoción de algo que está a punto de comenzar.

Nos dan la señal de los cinco minutos. Aprovecho para dar la última mordida a la fruta. También el “fondo” a las bebidas y el baño son muy requeridos en este lapso previo a salir. ¡Un minuto! Momento justo para el abrazo colectivo y estamos listos para comenzar.

El público deja de esperar, y nos entrega la primera brisa sonora de la noche. Ese bullicio en forma de gritos, porras y aplausos es energía pura.  Es el combustible que permite a cada canción ser algo único cada vez que se toca. Es una noche especial porque nos sentimos en casa con ustedes.

Caloncho, Siddhartha y Monsieur Periné. Todos juntos en una fiesta que va creciendo cada vez más. Todos disfrutamos mucho la música. Pude ver y sentir la emoción desde ambos lados: como público y tras bambalinas. Ver sus caras con los ojos tan abiertos y cantando todas las canciones fue lo mejor.Es un regalo poder compartir con tanta gente tan bella.

Loco fue la última canción y cerró perfectamente el juego. Es donde todo se vuelve un carnal de colores y brindamos por que la música siga uniéndonos.

Regresar a casa se siente profundamente bien. Gracias totales.

Foto por Diego Guillen

RSS feed