CALONCHO

Blog

En esta edición de los relatos del #chtour presentaremos lo acontecido en un fin de semana especialmente gratificante para todo el equipo calonchístico.

Viernes 22 de Mayo

La capital mexicana se despertó con todo su bullicio típico, anunciando algo de lo que vendría ese sábado.  Pese al alboroto de la calle, tuvimos un par de horas extras para descansar las desveladas de viajar tan temprano. Aunque parezca que el avión es mucho más veloz, los trámites del aeropuerto te obligan a estar horas antes, seguir reglas estrictas y esperar a que el vuelo no esté retrasado.

Una vez descansados pasaron por nosotros. Luego nosotros pasamos por Little Jesus. Juntos nos dirigimos al Norte, a las afueras del DF. Después de una travesía llegamos a Tultitlán. Primera vez que visitábamos. El lugar del show fue La Mina de Roma. Contrario a lo que uno pensaría de una mina, este foro estaba en un tercer piso.

Terminó el soundcheck y empezó la lluvia, nos quedamos ahí hasta que comenzara todo. El segundo piso fungió como camerino, con el piso tipo tablero de ajedrez y luz azul. Jugamos rayuela, cascarita y otros clásicos para pasar el tiempo.

Al momento de salir no podíamos creer la cantidad de gente reunida en el lugar. Estaba repleto. Logramos pasar hasta el escenario y desde ahí se sentía el calor del público. Con Caloncho gritaron tremendamente, corearon todas, sentimos esa emoción a centímetros de distancia. Fue una locura total, 360 grados. Acabamos empapados de energía y sudor. Tremendo evento que apenas empezaba.

Siguiente acto: Little Jesus. Ya sabrán cómo se puso el ambiente. En un punto el techo parecía que caería, de tanta fuerza brincando al ritmo de las fuerzas básicas. Creo que hasta hubo desmayados. Al final solo vi caras de felicidad. Un juego bastante bien jugado. Increíble equipo.

Esa noche regresamos a DF, todos dormidos.

Una foto publicada por Dextr™ (@elesdex) el 24 de May de 2015 a la(s) 10:28 PDT

Sábado 23 de Mayo.

Con energías recargadas fuimos a dar una caminata a los barrios locales en busca de un uniforme nuevo para estrenar ese día. Encontramos unas camisas tipo beisbol con colores llamativos en AA. La siguiente parada fue por una nieve vegana de frutas. La de plátano estaba deliciosa. Pasaron por nosotros para llevarnos al mero centro de la ciudad. Llegamos al Zócalo. Había tal cantidad de gente ansiosa por que la música comenzara. Era la famosa Feria de las Culturas Amigas. Me di cuenta porque en la fila del baño vi turbantes, túnicas y colores que no se miran usualmente.

Tal era la emoción de la multitud, que tuvimos que empezar a tocar antes de lo anunciado. Asombrados por ver tantas caras conocidas, los clubs de fans, las pancartas, las botargas de frutas, etc. Todo se combinó para hacer ese atardecer especial. Segunda vez que tenemos la oportunidad de estar en el epicentro de Tenochtitlán y contagiarnos de esa magia energética que emana de sus entrañas. Fascinante. Se pasó rapidísimo, como un sueño.

Acabando queríamos saludar a toda nuestra gente que estaba ahí desde temprano pero la organización del evento nos prohibió rotundamente salir por cuestiones de “seguridad”. Tenían miedo a que las barreras se rompieran. Logré salir para seleccionar a los disfraces ganadores del reto Skullcandy. A mi gusto todos los que hicieron el esfuerzo ganaron. Me sentí feliz, ahora la banana loca tendrá compañía.

Esa noche siguió Reyno, Siddhartha y Hello Seahorse. Recuerdo haber dormido poco.

Domingo 24 de Mayo.

Último día de trabajo. Cuando menos lo pensamos ya estábamos en la camioneta rumbo a Cuernavaca. Llovía levemente. Todo el paisaje era verde, con montañas que tenían formas únicas. Llegamos a un pintoresco lugar, las calles del centro tenían muchas historias que contar. Comimos bastante.

Cayó la noche y en el foro The Pit ya se pintaba el ambiente. A pesar de ser un día extraño para la música hubo una gran respuesta. Esta vez invertimos roles. Little Jesus abrió la pista y parte del trato era intercambiar una canción suya por una de Caloncho. Imaginen escuchar El Derroche versión tropical calipso. Divertidísimo.

Tocó nuestro turno. Creo que fue el mejor show en domingo que hemos tenido. Ruko logró balancear una banana en la nariz. Brincamos, bailamos y la pasamos muy bien. Cerrando magníficamente esta parte del tour.

Conocimos personas bellísimas, lugares increíbles y fuimos felices.

Gracias.

 

Una foto publicada por elcaloncho (@elcaloncho) el 25 de May de 2015 a la(s) 2:03 PDT