CALONCHO

Blog

Hay un camino a Puerto Vallarta que tiene las mejores vistas que un viajero pudiera pedir. Decidimos tomar esa ruta, #CalonchoBand y amigos en un vehículo con destino a la playa.

Salimos de la ciudad. Pasamos por las verdes praderas de la región Valles de Jalisco. En cualquier lado del camino se veía la fertilidad de los campos sembrados. Cruzamos por mi muy estimada Ameca rumbo a Talpa de Allende, donde se hace una peregrinación épica cada año. De ahí pasamos a Mascota, que se encuentra sumergida entre montañas de la Sierra Madre Occidental. Paramos en el mirador a contemplar esa vista majestuosa.

Foto: Alexis Gómez

El siguiente tramo es mi favorito, lleno de curvas montañosas y acantilados espeluznantes. Es el camino a San Sebastián del Oeste, un Pueblo Mágico con mucha historia colonial y grandes riquezas mineras. Un destino turístico que vale la pena visitar.

Justo del otro lado de la cordillera empieza la Costa Norte de Jalisco. Los sembradíos son distintos. Se sentía la humedad; una onda de calor que avisa estar cerca de llegar.

Llegamos a Bucerías sudando. Caloncho tenía preparado un aguachile y un ceviche veggie. Nos refrescamos antes de salir rumbo a la Zona Vieja de Vallarta. Ahí estaba el Roxy. Hicimos una prueba de sonido veloz. Nos dieron paletas de hielo. Justo ahí decidimos que en vez de ser un show acústico tocaríamos con todo el poder de la banda.

Fuimos a cenar a 116 Pulpito. Recuerdo una naranajada , un guacamole gourmet, un platillo árabe y unos camarones colgando de un hilo como ropa tendida. Llegaron los amigos y con eso la diversión. Pintaba una noche perfecta.

Una foto publicada por Dextr™ (@elesdex) el 17 de Jul de 2015 a la(s) 8:13 PDT

 

Cuando llegamos al lugar estaba repleto. En un par de horas se atiborró de vallartenses , extranjer@s y mexican@s.  Subimos a un tapanco de madera. Cada segundo subía el bochorno y con ello la intensidad. Nisiquiera hubo necesidad de calentar. Fue un show quimérico en su máxima expresión tropical. Hasta repartieron shots de tequila a las primeras filas. Fiestón glorioso.

Vallarta con el crew! @elcaloncho @elesdex @rukovagales @balinmartinez @alexisgomez @robynvaldez #ciendeguillen

Un vídeo publicado por Diego Guillen (@diegoguillen) el 18 de Jul de 2015 a la(s) 10:00 PDT

Se recuerda poco de lo que siguió esa noche. Pero podríamos resumirlo a una celebración por el grato recibimiento. La costa tiene esa vibra relajada que nos hace querer quedarnos y nunca regresar a la ciudad.

Después del Derroche viene la Autocarnavalización, pero en un lugar privilegiado frente al mar. Frutas tropicales en abundancia en una playa virgen entre Sayulita y San Pancho.  No se necesita nada más para ser feliz. Gracias.

PD: Abrazo a toda la gente de la costa jalisciense que están recuperándose del paso del huracán Patricia. Se puede aportar de muchas maneras. La Cruz Roja es una opción.

 

Una foto publicada por Dextr™ (@elesdex) el 19 de Jul de 2015 a la(s) 8:20 PDT

Foto: Montserrat Castro

Fruta con Miel: Caloncho y Enjambre 
Palacio de los Deportes, Ciudad de México.

 Por Dextr ,

29/AGO/2015

Avanzamos por las vialidades conglomeradas de la ciudad más grande de México. Eran las 3 de la tarde del último sábado de agosto y cuando vi un puesto esquinero de mangos supe que pintaba a ser un gran día. A la distancia se vislumbraba un caparazón de cobre tornasol que nos invitaba a acercarnos. Era el Palacio de los Deportes; ese gigantesco domo que, con tantos conciertos, podría ser convertido en el Palacio de la Música. Dentro de su reverberación han sonado desde Soda Stereo hasta Roger Waters. Nacionales e internacionales. Un lugar de recuerdos sonoros para toda la vida.

Una foto publicada por @balinmartinez el 29 de Ago de 2015 a la(s) 2:58 PDT

La prueba de sonido de Enjambre acababa de terminar. Seguíamos nosotros. Nos ubicamos en posición lineal. Ahí adentro es un espacio gigantesco donde las frecuencias son difíciles de dominar. Por suerte contábamos con Benito controlando la consola de sala. Un par de ajustes aquí y allá, todo listo. Para cuando terminamos el soundcheck aún se seguían ajustando los últimos detalles audiovisuales antes de abrir las puertas. Sorprende tal cantidad de personas, familia, staff, prensa, producción, seguridad, catering, instrumentos, pantallas, luces, proyectores, cámaras, amplificadores, bocinas … un sinfín de elementos que hacen posible entregar un show a tantas personas.

Minutos antes de las 8 PM se sentía que estaba por comenzar el capítulo más grande en la historia de Enjambre, una banda que lleva años desarrollando un estilo único tanto en lo sonoro como en lo lírico. Para nosotros un honor ser parte de esa celebración con los amigos del gremio.

Una foto publicada por Dextr™ (@elesdex) el 29 de Ago de 2015 a la(s) 5:01 PDT

Con Caloncho sonó el primero de tantos momentos de emoción colectiva que hacen rugir el ambiente. Sorprendidos por la reacción tan positiva del público, continuamos repasando algunas de las canciones que sonaron en la garganta colectiva de los presentes. La cereza del pastel fue la compañía de Mon Laferte a interpretar con su voz y su alma la canción de Palmar.El mejor aperitivo.

Una foto publicada por mon laferte (@monlaferte) el 30 de Ago de 2015 a la(s) 8:50 PDT

Ahora solo era cuestión de minutos antes de que Enjambre subiera al escenario a hacer lo suyo. Uno a uno fueron tomando posesión de sus instrumentos: batería, bajo, teclado y guitarra. Cuando Luis subió a por el micrófono se rompió la barrera de sonido y nos inundamos en un baño de voces. Instantes después ya estábamos escuchando canción tras canción de un playlist que repasó la trayectoria de un grupo de amigos/hermanos unidos con el objetivo de hacer sentir con sus composiciones.

Una foto publicada por elcaloncho (@elcaloncho) el 29 de Ago de 2015 a la(s) 9:12 PDT

 

Fueron muchos momentos sorpresivos; una lluvia plateada, unos visuales hipnotizantes, varias interacciones y una línea de tiempo con memorias desde sus inicios hasta el día de hoy; un momento de plenitud. Compartieron horas de velada con su público que les quiere tanto, les admira, les muestra su cariño y que sigue entregándose a ser parte de esa colmena.

Después de casi 30 canciones y 2 encores, finalizaron gloriosos ante un Palacio de pie. Amigos, fans y familia ya los esperaban para felicitarlos. Hubo un convivio posterior con invitados especiales y con tacos igual de especiales. Convivimos, reímos, comimos, bebimos y celebramos la noche. La luna llena contemplaba los destellos de alegría. Seguirá siendo un Sábado Perpetuo.

PD: ¡ Gané la carrera frutal ! Celebremos comiendo frutos de la tierra. 

 

Una foto publicada por Ruko Vagales (@rukovagales) el 30 de Ago de 2015 a la(s) 11:24 PDT

 

En esta edición de los relatos del #chtour presentaremos lo acontecido en un fin de semana especialmente gratificante para todo el equipo calonchístico.

Viernes 22 de Mayo

La capital mexicana se despertó con todo su bullicio típico, anunciando algo de lo que vendría ese sábado.  Pese al alboroto de la calle, tuvimos un par de horas extras para descansar las desveladas de viajar tan temprano. Aunque parezca que el avión es mucho más veloz, los trámites del aeropuerto te obligan a estar horas antes, seguir reglas estrictas y esperar a que el vuelo no esté retrasado.

Una vez descansados pasaron por nosotros. Luego nosotros pasamos por Little Jesus. Juntos nos dirigimos al Norte, a las afueras del DF. Después de una travesía llegamos a Tultitlán. Primera vez que visitábamos. El lugar del show fue La Mina de Roma. Contrario a lo que uno pensaría de una mina, este foro estaba en un tercer piso.

Terminó el soundcheck y empezó la lluvia, nos quedamos ahí hasta que comenzara todo. El segundo piso fungió como camerino, con el piso tipo tablero de ajedrez y luz azul. Jugamos rayuela, cascarita y otros clásicos para pasar el tiempo.

Al momento de salir no podíamos creer la cantidad de gente reunida en el lugar. Estaba repleto. Logramos pasar hasta el escenario y desde ahí se sentía el calor del público. Con Caloncho gritaron tremendamente, corearon todas, sentimos esa emoción a centímetros de distancia. Fue una locura total, 360 grados. Acabamos empapados de energía y sudor. Tremendo evento que apenas empezaba.

Siguiente acto: Little Jesus. Ya sabrán cómo se puso el ambiente. En un punto el techo parecía que caería, de tanta fuerza brincando al ritmo de las fuerzas básicas. Creo que hasta hubo desmayados. Al final solo vi caras de felicidad. Un juego bastante bien jugado. Increíble equipo.

Esa noche regresamos a DF, todos dormidos.

Una foto publicada por Dextr™ (@elesdex) el 24 de May de 2015 a la(s) 10:28 PDT

Sábado 23 de Mayo.

Con energías recargadas fuimos a dar una caminata a los barrios locales en busca de un uniforme nuevo para estrenar ese día. Encontramos unas camisas tipo beisbol con colores llamativos en AA. La siguiente parada fue por una nieve vegana de frutas. La de plátano estaba deliciosa. Pasaron por nosotros para llevarnos al mero centro de la ciudad. Llegamos al Zócalo. Había tal cantidad de gente ansiosa por que la música comenzara. Era la famosa Feria de las Culturas Amigas. Me di cuenta porque en la fila del baño vi turbantes, túnicas y colores que no se miran usualmente.

Tal era la emoción de la multitud, que tuvimos que empezar a tocar antes de lo anunciado. Asombrados por ver tantas caras conocidas, los clubs de fans, las pancartas, las botargas de frutas, etc. Todo se combinó para hacer ese atardecer especial. Segunda vez que tenemos la oportunidad de estar en el epicentro de Tenochtitlán y contagiarnos de esa magia energética que emana de sus entrañas. Fascinante. Se pasó rapidísimo, como un sueño.

Acabando queríamos saludar a toda nuestra gente que estaba ahí desde temprano pero la organización del evento nos prohibió rotundamente salir por cuestiones de “seguridad”. Tenían miedo a que las barreras se rompieran. Logré salir para seleccionar a los disfraces ganadores del reto Skullcandy. A mi gusto todos los que hicieron el esfuerzo ganaron. Me sentí feliz, ahora la banana loca tendrá compañía.

Esa noche siguió Reyno, Siddhartha y Hello Seahorse. Recuerdo haber dormido poco.

Domingo 24 de Mayo.

Último día de trabajo. Cuando menos lo pensamos ya estábamos en la camioneta rumbo a Cuernavaca. Llovía levemente. Todo el paisaje era verde, con montañas que tenían formas únicas. Llegamos a un pintoresco lugar, las calles del centro tenían muchas historias que contar. Comimos bastante.

Cayó la noche y en el foro The Pit ya se pintaba el ambiente. A pesar de ser un día extraño para la música hubo una gran respuesta. Esta vez invertimos roles. Little Jesus abrió la pista y parte del trato era intercambiar una canción suya por una de Caloncho. Imaginen escuchar El Derroche versión tropical calipso. Divertidísimo.

Tocó nuestro turno. Creo que fue el mejor show en domingo que hemos tenido. Ruko logró balancear una banana en la nariz. Brincamos, bailamos y la pasamos muy bien. Cerrando magníficamente esta parte del tour.

Conocimos personas bellísimas, lugares increíbles y fuimos felices.

Gracias.

 

Una foto publicada por elcaloncho (@elcaloncho) el 25 de May de 2015 a la(s) 2:03 PDT

Después de una pequeña pausa para preparar todo lo relacionado al Fruta Vol. II, retomamos nuevamente este blog para llevarles hasta la comodidad de su pantalla algunos relatos del famosísimo y legendario #chtour.

Salimos de la megalópolis junto a los Technicolor Fabrics en una camioneta con pantalla de  40 pulgadas, perfecta para ver películas que siempre resultan ser distintas a la caja que las contiene.   

Después de pasarnos la salida varias veces (por no querer usar Google Maps) llegamos a la bellísima ciudad de Cholula, Puebla;  fascinante por sus calles pequeñas, muchos templos y colores.

Esa fue una noche bastante calurosa. Sala Forum estaba a reventar, la gente hervía de emoción y parecía una sauna. No pudo haber sido mejor.  Todos los que estuvimos ahí dimos todas nuestras energías. Literalmente sudamos la camiseta, una excelente manera de comenzar.  

Highlight: El público cantándole a Ruko las mañanitas.

Una foto publicada por Dextr™ (@elesdex) el 8 de May de 2015 a la(s) 8:56 PDT

La siguiente parada fue Tlaxcala. Tercera vez que visitamos este rincón mágico de México. Como es costumbre comimos en Cohtán Eco Café, siempre con un menú delicioso y sorprendente al paladar.

 Caminamos junto al río que atraviesa la ciudad y nos tocó ver también el tianguis con su gran variedad de productos locales. El pan dulce estuvo riquísimo.  En la prueba de sonido hubo una convivencia bien bonita, cantaban todas las canciones. De noche compartimos escenario con Ventilader además de los Technicolor Fabrics. Ya sabrán lo buena que se puso esa fiesta también.

Highlight: Los regalos de nuestra gente querida.  Gracias.

Una foto publicada por Dextr™ (@elesdex) el 16 de May de 2015 a la(s) 6:50 PDT

Volamos temprano para llegar a Culiacán, tierra fértil donde se dan los mejores frutos de la naturaleza. Curiosamente no puedes pasar fruta y vegetales en el aeropuerto para evitar contaminar tantas hectáreas de siembra que tienen.

Celebrábamos el Vigésimo Festival Internacional de la Cultura y también el aniversario de la Universidad Autónoma de Sinaloa. Con una megapantalla de fondo y una plaza pública a un costado estuvimos en el escenario indicado. Ese espacio público se llenó con una mezcla muy rica de aquellos que conocían y cantaban las canciones, pero también aquellos que descubrían por primera vez esos sonidos. Acabamos gloriosamente ese show. Y para celebrar nos invitaron a cenar a Casa María. Nos quedamos con ganas de regresar a todas las ciudades de Sinaloa.

Highlight: Las atenciones del equipo UAS.

 

PD: Eso es todo por ahora, aún quedan varias reseñas por hacer de shows de este año. Sigan en sintonía.   

Aguascalientes fue la primer parada en esta continuación del #Chtour, que sigue recorriendo muchas partes de la república para llevar música y diversión hasta la comodidad de su ciudad.

Tuvimos la dicha de presentarnos en la fiesta más grande de México: La Feria Nacional de San Marcos. Una celebración llena de arte, deporte, cultura, exposiciones, concursos y miles de eventos diversos para todos los gustos y todas las edades. Durante ese mes la ciudad entera se transforma, se suspenden las clases y todos saben que aunque sea lunes o martes es día de salir a la calle a celebrar.

El foro del lago es un magnífico teatro al aire libre, excelentemente ubicado junto a un jardín y un cuerpo de agua cristalina. Creo que mejor escenario no pudimos tener.  Y qué decir de ese público maravilloso que nos dio un gran recibimiento para esta primera ocasión en tierra hidrocálida.

Esa noche brilló la luna llena y transmitió una energía muy especial. A mitad de la canción: Los Animales, un letrero escrito a mano llamó mi total atención. Dejé de tocar unos segundos para leer unas bellas palabras recordando a Rufles, mi perro que hace poco se fue a otro lugar del universo. Me sentí agradecido por esas conexiones que se dan en el camino. Un apoyo total.

Una foto publicada por Dextr™ (@elesdex) el 5 de May de 2015 a la(s) 8:08 PDT

Vivimos esa noche eufóricamente, felices de ver sus sonrisas y escuchar gritos, aplausos y piropos. Demostraciones de cariño que nos dan la energía para continuar esta vida nómada llevando canciones hasta donde nunca imaginamos.

Gracias por esa experiencia. 

 

Una foto publicada por elcaloncho (@elcaloncho) el 5 de May de 2015 a la(s) 1:12 PDT

RSS feed